Cabalgatas fantásticas de Reyes Magos

Enero es oficialmente el mes que cierra con las fiestas decembrinas, con el maratón Guadalupe-Reyes y con las delicias gastronómicas de la temporada. Culminar con broche de oro merece una celebración que ponga sobre la mesa pretextos culinarios para reunir a seres queridos, es por eso que el Día de los Reyes Magos da fin a una de las temporadas favoritas del año.

El origen de esta festividad no es claro, su mención en La Biblia (contrario a lo que podría pensarse) es corta y poco descriptiva. Es el Evangelio según Mateo el único que le dedica espacio al arribo de los Reyes Magos al pesebre dónde se encontraban Jesús, María y José; sin embargo, nunca se menciona de dónde provienen dichos reyes ni se especifica que, en efecto, sean magos.

Durante los siglos XVI y XVII la representación de los Reyes Magos era un tema recurrente en la pintura, es en este periodo que la imagen de los tres hombres empieza a configurarse tal como la conocemos. Iconográficamente, ya se distinguen las razas de cada uno y los regalos que portan se dotan de significado: el oro como representación de la calidad de rey del niño recién nacido, el incienso para simbolizar que ese bebé también es un dios y la mirra (que se utilizaba para embalsamar) para recordar que Jesús es un hombre.

Posterior a las constantes representaciones pictóricas de los tres personajes se hicieron festividades en su honor que aún se conservan, la mayoría en países con tradición católica. Por supuesto, las celebraciones conjuntan gastronomía, regalos y regocijo; y aunque en esencia celebran lo mismo, las diferentes costumbres no dejan de sorprender.

Una de las celebraciones que más lugares del mundo ocupa es la Cabalgata de Reyes Magos; se celebra en España, en República Checa, en Polonia y en México el día 5 de enero. Durante la festividad varios carros alegóricos llenan las calles de las ciudades, la gente se reúne alrededor de la carroza de los Reyes Magos y sus ayudantes mientras que éstos regalan dulces y algunos juguetes. Una vez terminado el desfile las familias regresan a su casa y los  niños esperan pacientes la llegada de sus regalos.

En Chile y Paraguay se conmemora a San Baltasar el 6 de enero, éste es el santo de la comunidad africana y por muchos años se le rindieron tributos como danzas y ofrendas. A pesar de no ser considerada por el catolicismo como una festividad oficial se conoció como la Pascua de los Negros y se concedía asueto para la comunidad afroamericana. Actualmente, el día sólo representa la culminación de la Navidad, por lo que las familias se reúnen a quitar el árbol y el nacimiento y, en ocasiones, a compartir una cena.

El Roscón o Rosca de Reyes representa una de las tradiciones más arraigadas y celebradas a nivel mundial. En España el roscón esta hecho de pan dulce adornado con azúcar y trozos de fruta, puede estar relleno de nata, chocolate o cabello de ángel y contiene en su interior un haba y una figura pequeña o alguna sorpresa; en ciertas zonas se conserva la tradición de nombrar rey de la fiesta a quien encuentre cualquiera de los dos. En Francia la tradición es muy parecida a la española; sin embargo, el roscón es sustituido por una tarta que también contiene en su interior un haba, también es nombrado el rey del día y se le coloca es este último una corona de cartón que usualmente acompaña a la tarta.

Por supuesto, no se puede dejar de lado a la tradición mexicana: sentarse a la mesa con familiares, conocidos o amigos; compartir la tradicional rosca de pan dulce, azúcar, frutas y dátiles y esperar que no salga ningún muñeco en el trozo partido; si así sucediera lo que resta es aceptar hacer tamales el Día de la Candelaria o escuchar a aquellos que dicen que el niño Dios representado en plástico concede suerte y guardar al muñeco en cuestión. 

Por Andrea Mendoza Galindo (@andiedice)