El columpio al cielo en Ecuador

Con información de Cultura Colectiva. Puedes ver el artículo original dando click aquí.

Ecuador posee múltiples maravillas turísticas que han dejado sin aliento a todos los viajeros, pues los paisajes alejados del estrés cotidiano, localizados en Baños de Ambato, son otra historia. Estos sitios resultan la excusa perfecta para que parejas aventureras, familias o viajeros solitarios se adentren y se relajen en un frío pero confortable clima.

Baños de Ambato cuenta con su propia casa del árbol, escondida en lo alto, entre las nubes y las montañas. Este fantástico mirador se encuentra ubicado a 2.5 km del volcán Tungurahua y es una experiencia inolvidable. Desde aquí podrás ver los más hermosos panoramas andinos. Una vez ahí, dispuesto a olvidar las preocupaciones y pendientes, puedes tomarte unos minutos para relajarte y llenarte adrenalina, meciéndote en la fría brisa en el columpio al fin del mundo, colgado estratégicamente de la casita del árbol sobre un abismo que ofrece la más hermosa vista hacia el horizonte y el volcán Tungurahua. La experiencia de impulsarse hacia el abismo es indescriptible, y si no se infringe en movimientos peligrosos, puede disfrutarse de la experiencia sin problema. No hay límites de edad, pueden hacerlo tanto niños, bajo supervisión, como adultos, lo más importante es tener la valentía y adrenalina necesarias.

Cuenta con la seguridad necesaria y los guías de lugar se encargan de dar las indicaciones para subirse para evitar accidentes: sólo es cuestión de sentarse en el columpio, amarrar el cable de seguridad frente a la cintura y sostenerse con fuerza de las sogas para disfrutar del momento mágico de poder tocar el cielo con las manos.

Para llegar a esta locación tan cerca del cielo lo ideal es tomar alguno de los tours que pequeñas agencias de la provincia ofrecen a los turistas y que, en pequeñas camionetas o vehículos aptos para subir, te llevan sin complicaciones al escondido paraje. Algunos ofrecen algunas pausas antes de llegar para tomar hermosas fotografías. Otra opción es preguntar los caminos habilitados para el ascenso con automóvil propio. El tiempo estimado para subir es de 30 a 45 minutos, dependiendo del transporte que se elija y del estado de los caminos.