Punta Nizuc, un paraíso en el Caribe mexicano

Por Deby Beard

La vida es un privilegio por sí misma, pero uno de sus mayores placeres es poder descubrir sus secretos a través de los viajes. Desde el misticismo asiático hasta las playas mexicanas, hay sorpresas y sabores esperando sorprender a los espíritus aventureros. Es justo en Cancún, el hermoso paraíso que ha cautivado a personas de todo el mundo, que se reúnen los placeres más grandes que he experimentado.

En Punta Nizuc, una hermosa área ubicada entre el mar Caribe y la laguna Nichupté, se encuentra el hermoso y tranquilo Nizuc Resort & Spa, un hotel espectacular ideal para vivir momentos inolvidables. Nizuc es una palabra de origen maya que puede traducirse como “nariz de perro”, llamada así por su forma característica, y además de ser una de las más hermosas de Cancún se distingue por ser parte de uno de los tres sitios arrecifales más visitados en el mundo. 

Desde el momento en que se llega al hotel, la idea de los viajes de lujo adquiere un matiz diferente. Cada detalle fue diseñado para causar un impacto en los sentidos, con una mezcla de buen gusto entre el placer estético y la comodidad. Su arquitectura y su diseño vanguardistas incorporan la herencia cultural de los mayas, además de utilizar la amplitud de los espacios y las bellas vistas, para hacer sentir a los huéspedes que están en el lugar de sus sueños.

Su ubicación privilegiada sobre una superficie de 12 hectáreas, permite que el resort cuente con su propia playa privada, donde las aguas turquesa forman olas suaves que permiten nadar sin problema, como si fuese una enorme alberca natural ideal para practicar esnorquel, buceo, paddle borad y kayak. De regreso en tierra firme, hay tres espectaculares albercas de mosaico negro, canchas de tenis, bares, restaurantes de clase mundial, y el Spa firmado por la prestigiosa marca Espa.

Las instalaciones son extraordinarias, desde la vista que se tiene en el lobby, la decoración en general, hasta el espacio de cada una de las 274 lujosas suites. Su distribución, amplia y precisa, las hace sentir como casitas de ensueño, pues algunas hasta tienen alberca privada y balcones, además de que todas cuentan con productos L’Occitane, cafetera Nespresso y tinas profundas.

Hospedarse en Nizuc Resort & Spa es como llegar a un mundo alterno que cambia la vida, tanto por su belleza, su servicio y como por su gastronomía. Cuenta con restaurantes gourmet especializados en crear adicción a sus platillos, desde los frijoles nixtamalizados con carne de puerco acompañados de salsa Xnipec y rábano en escabeche en Ramona, la langosta Tikka Masala del Indochine, las pizzas a la leña de Terra Nostra y hasta los ceviches peruanos. El bufet del desayuno cuenta con fruta, platillos mexicanos, salmón, diferentes tipos de omeletes, y bebidas como mimosas, frescos jugos naturales y el tradicional chocolate caliente.

En este resort de gran lujo el servicio personalizado es único, además de que su construcción y la impactante naturaleza de su entorno lo convierten en una experiencia fabulosa para los sentidos.