Descubriendo el lugar de las 'Aguas Calientes'

 

Aguascalientes es una ciudad del altiplano mexicano conocida por una de las más grandes y famosas ferias en el ámbito nacional, la Feria de San Marcos, que atrae cada año millones de visitantes gracias a su amplio calendario de eventos y actividades de índole cultural, artística, deportiva y de entretenimiento familiar. Y aunque sin duda este es el mejor pretexto para visitarla mínimo una vez al año, existen otras razones que deben aprovecharse durante la visita.

El punto de partida es su centro histórico donde existen una serie de construcciones y plazas dignas de visitar. La principal es la de La Patria, donde se encuentra una columna que en su cúspide muestra una escultura de un águila devorando a una serpiente. La llamada Exedra marca el mero centro de la República Mexicana, lugar que se ha reconocido posee esta ciudad. Aquí también se ubican la Catedral Basílica, de estilo barroco-salomónico, además del Palacio de Gobierno y el Municipal, de fachadas de tezontle rojo y negro, con balcones tallados en cantera rosa.

 

Museo Posadas

La visita al Palacio de Gobierno puede resultar de mucho interés para quienes deseen realizar un breve recorrido por la historia de la entidad, ya que en sus murales el artista chileno Osvaldo Barra, discípulo de Diego Rivera, describe aquellos acontecimientos que han marcado su línea del tiempo, desde la época prehispánica hasta nuestros días. De esta manera, el visitante se enterará que en este territorio existieron 16 ojos de aguas termales, de ahí su nombre, y de los cuales ya sólo existen algunos que son utilizados como balnearios. Aquí habitaban indígenas chichimecas, sometidos y explotados por los españoles, a su llegada en 1541. También se muestran imágenes de algunos héroes de la Independencia que pisaron territorio hidrocálido, como Miguel Hidalgo y Allende, así como un capítulo muy importante de la historia local, cuando Santa Anna se comprometió con la señora Luisa Fernández, por un beso en la mejilla, a separar la Villa de Aguascalientes del estado de Zacatecas para hacerlo un estado independiente en 1835. En este edificio también se encuentra el módulo de información turística donde se venden los boletos para los paseos por tranvía, los cuales comienzan a las 9:00 horas y terminan a las 19:00 horas. Al costado sur de la plaza, está el Teatro Morelos construido entre 1881 y 1885; aquí se llevó a cabo la Soberana Convención Revolucionaria de 1914, es decir, se reunieron Francisco Villa y compañía. Otra forma de conocer el centro de esta ciudad es a través de sus barrios. El más antiguo es el de El Encino, cuyo templo resguarda la imagen de un Cristo negro, el patrono de los toreros. Una de sus leyendas más importantes es que su brazo izquierdo es más grande que el derecho por los milagros que hace. Y en efecto, su mano se sale de la cruz.

Café Posadas Barrio Encino

 

Los otros barrios, el de Guadalupe y el de San Marcos, también tienen construcciones religiosas construidas entre los años 1600 y 1900. En el primero, el Templo de Guadalupe muestra una fachada barroca muy ornamentada y elegante. Enfrente hay un jardín arbolado con un quiosco de planta octagonal trabajado en herrería. En el barrio de San Marcos se haya el templo del mismo nombre, de fachada barroca e interiores neoclásicos. Justo en frente, se encuentra el Jardín San Marcos, de agradables andadores con banquitas rodeadas de árboles. En uno de sus extremos se ubica la Plaza de Toros San Marcos, sede de la Academia Taurina de la entidad, con más de 100 años de historia. También se encuentran muy cerca la Casa de la Cultura, el Templo de la Merced y el Museo Regional de Historia; en éste último se exponen muestras paleontológicas y arqueológicas que permiten acercarse más a la historia de la entidad. Junto al templo del barrio comienza el Andador Arturo J. Pani, uno de los puntos con mayor ambiente por las noches, ya que ofrece varios restaurantes, heladerías, cafés, bares, discos y merenderos, que por cierto, en el llamado Merendero San Marcos, si tomas una cerveza o alguna bebida te sirven variadas botanas que llenan el estómago de los más hambrientos. Este andador conduce a la Expo Plaza, en donde se realiza parte de las actividades de la Feria de San Marcos. Y justo a un lado se encuentra la Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes, con una capacidad para 16 mil personas, por lo que es considerada la segunda a nivel nacional.

Andador Arturo J. Pani

 

Cabe señalar que existen dos museos muy atractivos en esta zona de la ciudad: el Museo Nacional de la Muerte, considerado único en su tipo en el ámbito mundial, pues exhibe mil 500 piezas referentes a este tema, desde su concepción por los pueblos precolombinos, pasando por las creaciones de artistas populares de todas las entidades del país, hasta arte sacro relacionado con la muerte y piezas de artistas plásticos y grabadores mexicanos creados en las últimas tres décadas. El otro recinto es el Museo José Guadalupe Posadas, ubicado en el barrio de El Encino, dedicado al famoso grabador aguascalentense y donde se exhiben obras originales del artista, famosas por sus temas revolucionarios y críticas festivas al régimen del gobierno de su época.

EN LOS ALREDEDORES DEL CENTRO

Un punto de importancia turística es la Plaza de las Tres Centurias que también se encuentra en uno de los barrios, en la avenida Gómez Morín. En este sitio se hallaban la Antigua Estación de Ferrocarriles Nacionales de México, ya que Aguascalientes fue un estado cien por ciento ferrocarrilero desde 1884. En este amplio espacio es posible apreciar antiguas construcciones tal y como eran en esa época; hoy albergan recintos culturales como el Museo Ferrocarrilero que exhibe muchas piezas que se han rescatado de los talleres. Cada dos horas se realiza un pequeño espectáculo llamado Reloj Monumental, en el que se recrea la función de los talleres de esta estación con todo y el sonido ensordecedor de la alarma que anunciaba la hora de entrada y de salida de los trabajadores, y que en esos entonces se escuchaba en toda la ciudad. Piezas importantes para hacerte sentir en el pasado son los vagones de diferentes trenes como los de Pullman con dormitorios, o los de primera especial en donde cada pasajero tenía su asiento asignado, o los de la segunda clase, en donde había que levantarse muy temprano para alcanzar lugar. También puede verse un convoy presidencial que utilizó por última vez el ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

Museo Ferrocarrilero

 

Sólo que es necesario advertir que en este lugar se dice que se aparecen personas que vivieron en aquellas épocas, como es el caso de una niña. A nosotros nos bastó una muestra cuando visitábamos uno de los vagones, pues se escuchó que alguien tocaba la ventana. Nunca supimos quien fue… Siguiendo nuestro breve tour por la ciudad, alcanzamos a llegar a Isla San Marcos, otra de las sedes de la feria que ocupa 44 hectáreas con un lago artificial, amplias áreas verdes, un carril de carreras de caballos y una montaña rusa, presumiblemente la más grande de Latinoamérica. En este punto, al atardecer, se logra apreciar entre color negro y amarillo la perfecta figura del Cerro del Muerto, un conjunto de colinas que conforman la imagen de un hombre acostado sobre su espalda, y en donde relata la leyenda se hallan los restos de un gran rey chichimeca.