Visitemos Tuxpan, Jalisco: “El pueblo de la fiesta eterna”

Por: Eduardo López Morales. Twitter: @EduardoLopezM Periscope: @EduardoLopezM.

Desde que tengo uso de razón, Tuxpan es de los primeros lugares que conocí cuando era bebé. Seguramente fue en mis primeros años de vida, no recuerdo, pero tengo fotos en el álbum familiar de el paso del tiempo y mi andanza por el pueblo de mi madre. Muchos de los que ahora vivimos en la grandes ciudades tenemos nuestros orígenes sanguíneos, por los padres o abuelos, en pueblos llenos de cultura y tradición.

Tuxpan es una ciudad ubicada al sur del estado de Jalisco, a tres horas de Guadalajara por la vía libre a Colima y enclavada a menos de 50 kilómetros del Volcán de Colima, si pones atención desde el atrio del templo principal y hay buen clima, seguramente tendrás una vista hermosa del volcán.

El nombre original de este pueblo es “Tochpan”, que en náhuatl significa lugar de conejos. Sus orígenes tienen que ver con las poblaciones purépecha, tolteca y náhuatl, estos últimos fueron los que dejaron un legado histórico y de tradiciones muy arraigadas hasta nuestros tiempos. Por eso se dice que es un lugar donde aún se conserva raza indígena pura.

En el centro encontrarás el símbolo más importante para los tuxpanenses (nombre dado a los habitantes), la Parroquia de San Juan Bautista, que cuenta con una explanada o atrio en el que está ubicada la cruz atrial, símbolo de la ciudad y señal de evangelización del pueblo náhuatl. Esta cruz, construida en el siglo XVI, ha sido reconocida como la primera maravilla arquitectónica del estado de Jalisco.

En el interior de la parroquia se encuentra la imagen del Señor del Perdón, y es por esta figura que la última quincena de Mayo la ciudad se llena de fiestas con peregrinaciones desde Guadalajara, Colima, Ciudad de México, Tijuana, Estados Unidos y Canadá, entre otros lugares. Esta imagen está formada por bagazo de caña y forma parte de los llamados “Cristos de caña”.

Tuxpan, al ser una ciudad de mediana extensión, es posible recorrerla a pie. Uno de sus atractivos es la estación de ferrocarril, que hasta dos décadas atrás, transportaba el célebre tren de pasajeros que iba de Guadalajara a Manzanillo.

Una de las tradiciones que se niega a morir son los deliciosos tacos Tuxpeños, un favor, no te vayas sin probarlos, me darás las gracias. Lo mejores están en los portales del centro, disfrútalos.

Otro plato típico que no debes dejar de probar es la Coachala (Cuaxala). Este platillo es una especie de atole salado (por la consistencia) que se prepara a base de caldo de pollo, chiles guajillos, tomate y manteca. Se le añade carne deshebrada de pollo y se sirve en un plato de barrio típico de la región. Se trata de una exquisita comida que solamente la encontrarás en Tuxpan y que vale la pena probar.

Alrededor del río Tizatirla, que pasa por este pueblo, hay muchos lugares para pasar el día con la familia.

Otro de los atractivos es el Cerro Cihuapilli, ubicado en la cabecera del municipio; tiene formaciones rocosas en las que puedes escalar o hacer rapell.

También puedes visitar una pequeña capilla de la Virgen de Guadalupe que está a la salida del pueblo.

Hace un año y medio se inauguró un museo a una cuadra del atrio principal, ahí podrás conocer la historia y datos importantes de Tuxpan, así como observar vestigios arqueológicos que se han encontrado en la zona.

Se le llama el pueblo de la fiesta eterna porque es de los pocos de México donde todos los días del calendario festejan a algún santo católico; entonces el día que vayas, seguramente habrá alguna fiesta. Si vienes a Jalisco, conoce este municipio del sur, seguramente encontrarás costumbres y tradiciones únicas con el sello náhuatl, además de una historia que ha perdurado por siglos. ¡Bienvenidos!