¿Robots en la cocina? Así trabajan en restaurantes asiáticos

Por Cindy Agustín

La imaginación de William Hanna y Joseph Barbera respecto a la existencia de una familia del futuro, Los Supersónicos, que tienen como sirviente a Robotina es la imagen que se tenía de un robot humanoide trabajando en el hogar. Cincuenta años más tarde, los robots realmente se han metido en la cocina, sirven platillos y además preguntan, de manera educada, si desaloja el pasillo para cumplir con sus labores.

La noticia de los primeros robots que trabajan como meseros en un restaurante se dio a conocer en agosto de 2014 en una de las ciudades más antiguas de China, Suzhóu. En la ciudad municipal de Kunshan, en la provincia de Jiangsu, el llamado Robot Restaurant ocupa autómatas para servir los platos en cada mesa. Son tan eficientes que ya los hubiesen querido tener de sirvientes los grandes emperadores de la Dinastía Ming.

La idea fue del dueño de este lugar, Song Yugang pues también ocupa a tres robots en la cocina que se encargan de freír y apelmazar la carne de cerdo para el relleno de los wontons tradicionales. El empresario tuvo que invertir una cantidad cercana a los 6, 500 dólares por cada prototipo, que representa el pago anual de un empleado humano, pero con la ventaja de que los robots jamás se enferman o se cansan, ni si quiera piden vacaciones.

“PINCHE” AUTOMATIZADO

Los aparatos que facilitaban los procesos en la cocina aparecieron desde 1946, con una licuadora cilíndrica llamada Starmix que pertenecía a la empresa Electrostar. Los nuevos robots de cocina siguen siendo artefactos eléctricos que están diseñados con sistemas inteligentes, a través de los cuales controlan la temperatura de cocción de los alimentos; ideales para personas que siempre están ocupadas y que no tienen tiempo de cocinar.

Con esta tecnología, la fantasía de recrear una receta tradicional es posible activando tan sólo el “Programa Estofado”, sin necesidad de aprender a cocinar.

Por ello, no es descabellado pensar que “en el futuro, cada persona tendrá un robot humanoide que pueda ayudarle a hacer cosas en casa”, como lo comenta Tomio Sugiura, presidente de Sugiura Kikai Sekkei, que ha manufacturado a los robots que cortan pepino y verduras. Sus robots humanoides se exhibieron en la International Food Machinery & Technology Expo en el año 2009, evento en el cual se presentó el Sushi Robot de la empresa Squse. En este caso, es un brazo controlado por aire presurizado que funciona agarrando objetos con delicadeza; puede montar sushis recién preparados en una charola.

El ingeniero Isa Nakai de la empresa Squse explica más detalladamente las características principales del Sushi Robot: “… cuando se inyecta aire se libera la presión de acuerdo con la forma de un objeto. Mediante el envío de aire a un actuador accionado por presión, éste puede ser contraído de una manera que se asemeja a un pantógrafo”. El Sushi Robot se puede adaptar con una prótesis de un brazo humano totalmente funcional que podría ser utilizada, quizás, durante las vendimias en bodegas que procesan vino totalmente artesanal.

SHOWS ROBÓTICOS

Japón es el país que lleva la delantera en la creación de la ingeniería aplicada en la industria gastronómica. Fueron ellos quienes les dieron vida a Mazinger Z, Astroboy –antes de que los Transformes invadieran la fantasía de los niños– son ellos además que rinden culto a sus propias creaciones.

En Tokio está la zona industrial de Shinjuku, donde se ubica el barrio rojo de Kabukicho que concentra a varias sex shops, así como moteles y bares; aquí hay un restaurante que sobresale, más allá de la comida. Es el Robot Restaurant que muestra en su interior una fiesta permanente de luces fluorescentes y estrambóticas, con un show que incluye bailarinas exóticas acompañadas de autómatas, samurais y dinosaurios.

Es el lugar perfecto para hipnotizarse con una escena bizarra entre los seres humanos y los robots bailando al ritmo del “Gangnam Style”; un show que incluye por 56 dólares una caja Bentō. Pero, qué más da pagar un costo similar a una cena degustación, por un arroz acompañado con verduras y carne, si la magia robótica hace realidad la lucha entre dos gigantes robots, bailarinas en mini atuendos con caras angelicales en un sótano en la zona roja de Kabukicho. Un episodio eminentemente alucinante para un cuento nipón.

ROBOT RESTAURANT

Ubicación: 1-7-1 Kabukicho, Shinjuku-ku, Tokio, Japón.

www.shinjuku-robot.com

FOOMA JAPAN

Cada año, en la International Food Machinery & Technology Exhibition (FOOMA JAPAN) se ofrecen servicios y se exhiben productos y tecnología para procesar alimentos. 

www.foomajapan.jp

CHINA FOODTECH

Más información: www.chinaexhibition.com