Un recorrido por cinco viñedos mexicanos

Por Deby Beard. @debybeard www.debybeard.com

Los vinos mexicanos están hechos con la suma de las historias y las pasiones de quienes vislumbraron su futuro. Su materia prima se forma con el ir y venir de grandes personajes que han labrado la tierra con sus sueños y esfuerzo, abriéndoles el camino en un mundo con grandes competencias, al que han logrado cautivar con sus sabores y sus aromas.

Tierra, clima y variedades de uvas se han compaginado de forma perfecta en el suelo mexicano logrando ubicarse en el gusto de los consumidores. Son vinos que nos llenan el alma con la calidez de su sabor, con la viveza de las sensaciones que nos transmiten. Desde la primera bodega y la más antigua de América, hasta la más nueva con los vinos jóvenes, los vinos mexicanos gozan de extraordinaria calidad. Recorramos las grandes bodegas mexicanas, asombrándonos con sus paisajes y sus sabores extraordinarios.

Casa Madero, Parras, Coahuila

En 1597 se instauró la vinícola más antigua de América, cuyos textos, firmas y sellos se asentaron en el Libro de Las Mercedes, el documento real por el que mismísima Corona Española autorizó a Casa Madero su establecimiento como productor de uvas para la elaboración de vino y brandy. El pueblo mágico de Parras es un oasis lleno de vida, rebosante de verdor y de historia, donde reposan bajo los rayos del sol los antiguos viñedos de belleza hechizante.

Las verdes hileras de las vides llenan de color a las enormes hectáreas, que se pierden en el horizonte con una árida cadena montañosa, que a lo largo del día cambia sus colores entre grisáceos, ocre y un suave anaranjado. El primer vino mexicano fue elaborado por los jesuitas, y desde entonces, los vinos de Casa Madero exaltan los sentidos y acumulan reconocimientos alrededor del mundo, como el ser reconocida como  el primer pago vitícola de América por parte de los Grandes Pagos de España.

http://www.madero.com.mx/

Monte Xanic, Valle de Guadalupe

Rodeado de una cadena de montañas cobrizas de Baja California y bañado por la brisa marina, se encuentra el Valle de Guadalupe, muy cercano a Ensenada. Por las buenas condiciones climáticas y las cualidades de su tierra, desde el siglo XVIII se empezó con el cultivo de la vid y la uva. Entre ires y venires, en el valle se ha posicionado una de las más grandes bodegas mexicanas: Monte Xanic.

La bodega ha obtenido más de 300 medallas desde su fundación hace más de 30 años, en prestigiosos eventos como el International Wine & Spirits Competition IWSC, donde sus vinos han competido contra los de  90 países de todo el mundo. Es la bodega responsable de la creación del vino Ultra Premium de México, el Gran Ricardo, que refleja la esencia de las cosechas más selectas y de la mezcla bordalesa de los mejores vinos. Limpio, franco y con claras notas frutales, este vino nos recuerda a la fusión del mar y del cielo.

https://montexanic.com.mx/

Adobe Guadalupe, Valle de Guadalupe

La belleza y las bondades del Valle de Guadalupe conquistaron a los frailes dominicos, que además de encargarse de los primeros cultivos de vid también le enseñaron este arte a los casi 400 habitantes que vivían en la zona en aquellos tiempos. Este Valle se encuentra en la zona conocida como la franja del vino, con un clima de tipo mediterráneo, con inviernos húmedos y veranos secos y templados, por lo que  las uvas crecen jugosas y dulces.

Sus paisajes de ensueño también conquistaron a Donald y Tru Miller, quienes construyeron una hermosa hacienda con hotel boutique y viñedos, para crear los vinos de Adobe Guadalupe, distribuidos por Ferrer & Asociados.  Al probarlos se descubre la unión del mundo terrenal con el divino, con notas de buen gusto y pasión. La exclusiva  y pequeña producción de sus botellas está inspirada en cada uno de los arcángeles, y al probarlos, tal pareciera que son creación divina.

http://www.adobeguadalupe.com/

L.A. Cetto

Antes de su descubrimiento de su gran potencial para la producción vitivinícola, el Valle de Guadalupe era explotado por la ganadería y el cultivo del maíz, pero conforme pasó el tiempo su fama se esparció hasta llegar a Europa. Su clima mediterráneo y tierras vírgenes para el cultivo atrajeron a don Ángelo Cetto, quien viajó desde su natal Italia para cultivar las tierras bajacalifornianas. Sus técnicas europeas y las vides plantadas se adaptaron al suelo mexicano, logrando producir vinos de un meticuloso proceso de producción, y que ahora orgullo de la industria vitivinícola mexicana que cautivan al mundo.

En sus botellas de corte elegante juguetean las tentadores colores de los vinos, creados con el fin de conquistar y encantar al gusto. El suave tono salmón del Blanc de Zinfandel, es una fiesta de frescura donde la manzana verde, el durazno y la frambuesa son los estelares; el brillante rojo cereza del vino rosado Primavera, cuyo color es una invitación a probar su alegre combinación de cítricos; y el amarillo pálido de la Champbrulé Brut, trasmite su acidez con firmeza y con un fino y delicado amargor. ​

http://www.lacetto.mx/

La Santísima Trinidad, San Miguel de Allende

Guanajuato es tierra productora de vinos, incluso se dice que el cura Hidalgo enseñaba el oficio de vitivinicultor a los pobladores, celebrando sus esfuerzos en cada vendimia. Es justo en los alrededores de San Miguel de Allende donde se pueden recorrer los viñedos, conocer el proceso de elaboración y degustar los vinos que llevan el sabor mineral de la tierra guanajuatense.

A tan sólo 15 minutos de este Pueblo Mágico considerado como la ciudad más bella del mundo por parte de la revista Condé Nast Travelers, se encuentra La Santísima Trinidad, donde se fusiona un concepto arquitectónico y de paisajismo con la mejor tecnología enológica usada para obtener vinos de extraordinaria calidad. Sus campos de lavanda, olivos, áreas verdes,  campo de Polo y sus viñedos, ofrecen una experiencia única para disfrutar y aprender sobre la producción, cata de vinos y las micro-vinificaciones, además también se producen aceite de oliva y productos de lavanda, como el aromático aceite esencial, jabones y velas.
https://www.lasantisimatrinidad.com.mx/home