5 rincones para vivir la magia surreal de nuestro México

André Bretón, conocido como El padre del surrealismo, dijo en alguna ocasión que “México es un país surrealista por excelencia”. Los paisajes de nuestro país tienen una riqueza visual y una imagen fotográfica tan cautivadora que hacen de los panoramas las visiones oníricas más espectaculares que jamás se borrarán de nuestra cabeza.

En México, existen algunos rincones dignos de admirar y de conocer por la impresionante riqueza visual y estética que ofrecen, por eso, los denominamos surrealistas, porque parecen lugares de ensueño.

1. El Jardín Surrealista de Edward James: Ubicado en Xilitla, San Luis Potosí, fue construido por este excéntrico millonario que para el final de su vida se quedó enamorado de la corriente surrealista.

Cuenta la leyenda que en una ocasión, James se estaba bañando en Las Pozas, -un lugar de aguas termales ubicado dentro del mismo jardín-, cuando una nube de mariposas cubrió el cielo. Al ver esto, James lo interpretó como una señal para trasladar sus sueños a la realidad.

Fue así como nació Xilitla, un lugar mágico que tiene construcciones de todas formas y colores enmarcadas por la maravilla de los árboles tropicales. También cuenta con caminos en forma de laberintos, piedras labradas y cascadas turmalina que le brindan al paisaje un toque muy especial.

2. Las grutas de Cacahuamilpa: Se encuentran en el corazón del estado de Guerrero muy cerca de Taxco y en su interior albergan una serie de figuras que evocan la imaginación de los visitantes.

La naturaleza creó estalagmitas y estalactitas en el interior de estas cuevas que impresionan por lo excelente de sus formas, como si fueran hechas a mano.

Las rocas parecen esculturas de piedra que simulan figuras humanas u objetos de uso cotidiano, entre las más representativas están las de animales salvajes y domésticos, figuras humanas como ‘los enamorados’ y los objetos como el zapato y la pluma.

3. Mina de Naica en Chihuahua: Conocida como La Cueva de los Cristales de Naica, esta mina se encuentra a 300 metros bajo tierra y está llena de enormes cristales de selenita o “piedra de la luna” que dan la apariencia de enormes cristales de hielo.

4. Cenote Angelita: Esta maravilla natural se encuentra ubicada a 17 km al Sur de Tulum, Quintana Roo y se trata de un túnel vertical que cuenta con 60 metros de profundidad.

El agua es tan cristalina y azulada que es imposible no confundirla con el cielo. La niebla que se forma en ella es una gruesa capa de sulfuro de hidrógeno que causa un choque entre el agua dulce y la parte superior de la superficie, provocando el efecto de “nubes” dentro del lugar.

5. Los Prismas Basálticos: La maravilla de la naturaleza hizo nuevamente de las suyas en este lugar, y es que observar en vivo los prismas basálticos es una prueba fehaciente de que la naturaleza es sabia, pues cada formación rocosa es una columna de basalto en forma de pentágono o hexágono perfectamente delineado.

Estos prismas se ubican entre el límite del pueblo de Santa María Regla en Hidalgo y Huasca de Ocampo. Además están alimentados por la imponente cascada de ese lugar.

Viajar a estos lugares te llevará a las entrañas del surrealismo que existe en los paisajes de México.