Pesca pirañas y navega en una canoa en la selva peruana

Texto y fotos: Marusha Torres León. FB: Viajes y Libros.

http://miblogdeviajesylibros.blogspot.pe/

Muyuna Lodge, en Perú, está lo suficientemente lejos como para conocer el Amazonas tal como es y también lo suficientemente cerca como para que el viaje no sea agotador. Está ubicado a 140 kms hacia el Sureste (río arriba) a tres horas de viaje en lancha desde Iquitos, muy cerca de la Reserva Nacional Pacaya Samiria.

Puedes llegar a Iquitos en un vuelo temprano y aprovechar ese día para conocer la ciudad, dormir una noche y embarcarte a Muyuna al día siguiente. 

Nuestros planes incluían aprovechar el primer día para visitar el Centro de Rescate de Manatíes. El refugio está involucrado en recuperar y salvar manatíes para luego volver a reintegrarlos a la selva, su hábitat natural, justamente uno de los sitios de reinserción es el río que pasa por Muyuna, ahí también está la granja de mariposas (Pilipintuwasi).

Nos alojamos en el hotel Victoria Regia (si coordinas con Muyuna te pueden coordinar también la movilidad desde el aeropuerto), donde los chicos pudieron bañarse en la piscina de noche y tuvimos una cena que en el menú incluía la famosa ensalada de chonta, un platillo muy fresco hecho a base de lechugas, limón, jitomate, cebolla y vinagreta.

Para llegar al Lodge se toma una lancha de motor del mismo hotel que sale todos los días a las 9.30 de la mañana de Iquitos. La llegada al hotel es aproximadamente a las 12.30 del día. El regreso se hace después del almuerzo llegando a Iquitos aproximadamente a las 4.00 pm. El aeropuerto está muy cerca, a 20 minutos del centro de la ciudad.

Es importante tener en cuenta esta información para programar los vuelos de ida y regreso a Lima y no tener la preocupación de no llegar a tiempo. Si lo deseas el personal de Muyuna estará más que contento de apoyarte con los itinerarios de vuelo y la estadía en Iquitos. Ellos fueron los que nos recomendaron el hotel y estuvimos muy cómodos. Puedes escribirles a reservas@muyuna.com

¿Cómo es Muyuna Lodge?

El alojamiento son cabañas sobre palotes (cuando sube el río inunda casi toda la extensión y sólo es posible moverse en canoas. Las cabañas están totalmente cubiertas por mosquitero y son  abiertas. Así que si lo deseas puedes dormir con la sensación de estar a la intemperie. Cada cabaña tiene un baño y todo está interconectado por pasadizos techados para poder llegar hasta el comedor que es a la vez la zona social del lodge.

¿Qué puedes hacer aquí?

Si quieres llevar a tus hijos a conocer la selva, este lugar es muy seguro. Si eres súper aventurero, este lugar también es para ti. Muyuna tiene guías y programas para todos los gustos, incluso ofrece campamentos para pasar la noche en la selva, cosa que la verdad nos quedamos con las ganas de hacer, para los chicos el poder contar que pescaron pirañas era todo lo que necesitaban.

Salir en el bote a ver los caimanes en la noche. Si viajas en una lancha durante 15 minutos llegarás a un lugar donde toda el agua está llena de plantas acuáticas, el aire se llena de ruidos mágicos de miles de ranitas cantando a la vez. De pronto Albino, el guía, casi se tira por la borda, ¡atrapó algo!, es un pequeño caimán que trae a bordo para que los chicos lo vean, con suma delicadeza lo coge y nos explica que es un lagarto blanco.

Caminatas por la selva. Bien equipados con botas de hule, pantalones y camisa de manga larga nos adentramos en la densa vegetación. No se puede caminar sin alguien adelante guiándonos, hay senderos, pero todos se entrecruzan en una maraña indescifrable. Vemos bichos rarísimos, mariposas encantadoras, monos curiosos, hormigas carnívoras y venenosas (sí en serio) y hasta un nido de otro tipo de hormigas, el nido zumbaba y sonaba fuertísimo por la cantidad de hormigas que se mueven dentro.

Pescar pirañas. Como hacía demasiado calor para los chicos decidimos variar el tipo de paseo a aquellos que fueran en bote. Así que al día siguiente nuestro pequeño grupo expedicionario se dedicó a una de las cosas que capturó más la imaginación de los chicos: ¡pescar pirañas! (además se las cocinaron y las comieron por la noche). Nos llevaron a un lago precioso, donde mientras los chicos pescaban los grandes tuvimos la oportunidad de tomar el sol y disfrutar una de las vistas más bonitas que hay.

Caminata de noche bajo la luna. La caminata nocturna tiene un encanto especial. Los chicos pudieron usar sus linternas, el aire estaba fresco y misterioso. ¿Sabes que las arañas tienen ojos que brillan en la oscuridad? La luna nos acompañó todo el camino, nos alumbró también, aunque poco por el denso follaje.

Visitar San Juan al atardecer. No hay shows ni disfraces solo gente auténtica viviendo como todos los días. Se aprende mucho conversando con los dueños del hotel, vimos la escuela, la casa de los profesores, su cancha de futbol y las amables señoras que nos trataban de vender collares multicolores, lanzas y cerbatanas. Luego al bote nuevamente, vamos en dirección a otra de las Cochas a ver el atardecer. 

Remar en canoa al amanecer. A la mañana siguiente nos levantamos a las 5 de la mañana y nos escapamos en una pequeña canoa a ver el amanecer en la selva. El silencio es solo roto por los ruidos de los pájaros saludando el nuevo día. La canoa es con remo así que nos permite ir en silencio y gozar la selva de forma diferente.

Nadando en el Amazonas. Nuestro último día en la selva trae más experiencias diferentes. Nos levantamos tempranísimo, vamos a hacer la última caminata del viaje, en busca de la famosa Victoria Regia. Luego del desayuno en el bote nos vamos hacia el Amazonas a nadar en el río.

¿En qué época viajar?

 

Como bosque lluvioso tenemos un clima tropical. Todos los días son calurosos y húmedos. Las lluvias y tormentas ocurren durante todo el año y son impredecibles. Raramente duran más de unas horas y cuanto más fuerte más corta es.

Desde abril hasta junio el nivel del río Amazonas aumenta y así también sus afluentes. Muyuna se mantiene sobre el agua y es más frecuente el uso de canoas. Se puede ver a los delfines rosados casi frente a las cabañas.

Las playas se forman desde Julio a Setiembre, que es la mejor época para pescar y hacer caminatas. Se puede visitar Muyuna en cualquier momento del año., ninguna estación es mejor que otra, sólo las actividades varían. En la época de subida del agua se pueden ver más animales porque éstos quedan aislados en la poca extensión de tierra que queda, pero los mosquitos y zancudos son más numerosos. Mientras que en la época seca se puede pescar y hay menos insectos.

Nosotros estuvimos en octubre (época seca), tenemos referencias de que los meses de aumento de caudal también son mágicos. Los paseos son casi siempre en canoas y es posible ver muchos más animales. Espero pronto poder regresar para ver como es Muyuna en esa época.